sábado, 12 de febrero de 2011

SECRETO

- ¿Te ha visto alguien?


- Sí, me han preguntado, pero les he dicho que ya me iba a casa.

- ¿Deberíamos contárselo?

- Tal vez… aunque no me gustaría hacerle daño a nadie.

- Ya…

Él la besó suavemente aspirando esas últimas palabras. Qué importaban los demás. ¿Qué les iban a decir?... ¿les contarían lo de los besos? ¿Lo de los paseos? Tal vez entonces deberían buscarle un nombre a todo aquello. No. Era mucho mejor así.

Dejarse llevar suena demasiado bien…

4 comentarios:

  1. no soy partidaria de ponerle nombre a las cosas tampoco. Las cosas "en secreto" tienen su encanto, además.

    ResponderEliminar
  2. Uhmmmmmm!!! a mi me gustan ese tipo de secretos de dos!
    besitos

    ResponderEliminar

Es mejor arrepentirse por lo que has dicho que por lo que no... :)