sábado, 19 de mayo de 2012

Tristes despertares.


A veces sueña con ella. En los brazos de Morfeo recuerda. Entre sábanas recorre cada facción de su cara como si la estuviese dibujando en base a unos sencillos esbozos que aun guarda en su memoria. Le encanta esa sensación de felicidad, de las que llenan por dentro. Es una felicidad curiosa, llena de desconcierto. Llena de inadecuada tranquilidad con la que enfrenta no entender por qué está allí ni hasta cuándo. Tampoco entiende en qué lugar está pero entiende con quién y en realidad no necesita responder ninguna otra pregunta.

En sus sueños no hay distancias y en un parpadeo se encuentra kilómetros de su cama. Noche tras noche aparece en SU cama, la de ella, con ella entre sus brazos. Tal vez un análisis freudiano aclararía los motivos de por qué sueña en blanco y negro, de por qué a veces se ve desde fuera y a veces desde dentro de sí mismo, por qué es capaz de volar y respirar bajo el agua; pero sólo él sabe lo que siente por ella, sólo él sabe que el amor y la distancia son los mejores ingredientes para un buen sueño y un triste despertar.



4 comentarios:

  1. Lo peor de los sueños buenos es despertar. Lo mejor es cuando sientes que, con tal de tenerlos, no te importa que se acaben.

    ResponderEliminar
  2. Ayyyyyyyy a mis ciertos sueños me llevan por la calle de la amargura, me gustarían que se hicieran realidad.

    besos

    ResponderEliminar
  3. Despertar de un sueño agradable es una de las sensaciones que más rabia me dan. Como si te cortasen el final de una buena peli para poner la telebasura del día a día...

    ResponderEliminar
  4. Rêveuse Maravillosas reflexión de los sueños
    Saludos desde…
    Abstracción textos y Reflexión.

    ResponderEliminar

Es mejor arrepentirse por lo que has dicho que por lo que no... :)